A continuación os cuento cómo conocí a la princesa de los Himalayas…

A finales de marzo del 2016 y tras finalizar la visa de India y tener que salir del país decidí volar a Nepal y pasar unas semanas.

Finalmente la estancia se alargó a 90 días, de los cuales una gran parte los pasé en las cumbres más altas del mundo, concretamente en un pueblito hermoso llamado Muktinath en el valle de Mustang, lugar de paso para muchos caminantes que realizan el trekking del Annapurna, y también peregrinos hinduistas que acuden a venerar a su deidad Vishnu en el templo situado en dicha localidad.

El destino me llevó a Dream Home Hotel, lugar donde conocí a Palchom y Hanumam, mamá y papá de la protagonista de la historia,  un matrimonio tibetano que trabajaban en el hotel de Maytreya, un personaje muy carismático ukraniano que vivía y dirigía la gestión de dicho hotel, y ahí en medio de toda esa mezclina de culturas estaba una mañica en los Himalayas.

Pasaban los días,  cada día me enamoraba más y más del Nepal, de sus gentes y sus mágicas sonrisas y de la princesa de las cumbres más altas del mundo, la pequeña Pirti. La gran conexión con ella se fue haciendo mayor, el Amor que sentimos la una por la otra dejó a todos los presentes perplejos.  Dejé de ser una turista y pasé a formar parte de una gran familia y fácilmente me adapté al modo de vida en las montañás más altas del mundo.

Fueron muchas y muy intensas las experiencias vividas y los aprendizajes que se hospedaron en el corazón de una servidora para siempre.

La mamá de Pirti compartió que no podía costear el internado para la más pequeña de las tres hermanas  y enseguida me puse manos a la obra. En menos de una semana conseguimos  900€ a través de una campaña mayoritariamente en redes sociales. Fue realmente emocionante recibir tal apoyo.

En Nepal muchos niñ@s viven en las altas montañas y desde muy temprana edad asisten a internados, dado que los colegios más próximos se encuentran a largas distancias de sus hogares.

A principios del 2017 mandamos por segunda vez 1.000€ recaudados gracias a enormes corazones.

En abril de 2017 regresé a Muktinath y pasé 3 semanas conviviendo de nuevo con toda la familia, mi corazón y mi ser se colmaron de grandes vivencias.

En 2018 se alcanzaron 1.900€ el doble de nuestro objetivo. Tremendamente emocionadaaa por el enorme granito de arena y las múltiples muestras de cariño y apoyo recibido!!!

En el 2018 y por tercer año consecutivo viajé a los Himalayas, esta vez junto con dos buenos amigos maños que me acompañaron en la gran aventura.

En enero del 2019 y por cuarto año consecutivo mandamos el dinero recaudado.

En enero del 2020 y por quinto año consecutivo mandamos el dinero recaudado.

Lo hemos vuelto a conseguir, en el 2021 por sexto año consecutivo hemos enviado la cantidad necesaria para que la princesa de los Himalayas asista a la escuela/internado en Jomson.

¡¡¡Gracias de corazón a todas las personas maravillosas que formáis parte de este compartir!!!

This post is also available in: Inglés