Las cosas más importantes de nuestra vida no son extraordinarias o grandiosas.

Son los momentos en que nos sentimos tocados el uno por el otro.

Jack Kornfield